Reseña del libro “Guerras mescalero en Río Grande”, de Álber Vázquez

Podría ser el título de un ensayo o una tesis, pero es una novela. Leer a Álber Vázquez deja exhausto. La forma en que el narrador selecciona los elementos a los que presta atención, los “decorados”, los personajes, las emociones que subyacen etc… hacen que en ocasiones aún siendo previsible lo que va a acontecer en el libro, te pille de improviso. Los giros son constantes. Tan pronto piensas que todo va a acabar mal, como piensas que va a tener un final feliz. Para que al final no sea ni lo uno ni lo otro. A mí, personalmente, esa manera de escribir me facilita la lectura. El libro puede leerse del tirón, y no darte cuenta de que se ha acabado.

Por otro lado, el escenario elegido por el autor, en la frontera norte del Virreinato de Nueva España acerca a una historia abandonada de nuestra presencia en América. Como abandonados se sentían muchas veces los personajes, ya en aquella época. A pesar del título, la guerra ocupa solo una parte del libro, pues la mayoría se centra en los esfuerzos de la administración española por conseguir, no solo la paz, sino la convivencia, con las tribus apaches de la frontera. 

Este empeño, poco fructuoso, fue una constante durante la administración española, que fracasó en su intento, al menos en términos generales. Si bien no había una situación de conflicto permanente, la situación era estable al momento de la emancipación mexicana . Los intereses españoles de expandirse hacia sus territorios del norte, se debían sobre todo al temor de que llegasen otras potencias europeas. 

El libro describe bien la relación entre españoles y pueblos originarios. No se posiciona claramente a favor de ninguno y reconoce las incoherencias de ambas partes, así como sus grandezas. Durante tres siglos existió guerra y paz entre los españoles y los apaches. 

Tras la independencia de México y la venta de estos territorios a Estados Unidos, la situación cambió a una exclusivamente de “guerra”. Hasta que ya no hubo nadie con quien hacer la guerra. 

Recomiendo leer el libro después de leer “Resiste Tucson”, del mismo autor. Si se desconoce esta parte de la historia, es una manera de adentrarse en el cinturón de presidios, ciudades y misiones españolas que unían la California con la Florida. Sin duda, Álber Vázquez despierta la curiosidad por seguir aprendiendo sobre esta historia y sacar conclusiones personales de manera objetiva. 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s